diciembre 27, 2012

Un Héroe de Guerra en casa

Muchos de ustedes saben que en la historia de México hay un capítulo,que si bien es poco difundido, no por ello deja de ser eso..parte de su historia y es importante, durante la 2da Guerra Mundial el Escuadrón 201 de la Fuerza Aérea Expedicionaria entró en acción en la zona de las Filipinas, muchas familias de voluntarios y militares de carrera mexicanos oraban por que esos hombres regresaran a casa...entre ellas mi abuela.



Ramón García Vega,  es el nombre de mi abuelo, originario de Durango y radicado en el DF donde formó una gran familia, uno de sus 7 hij@s es mi mamá y desde niña he tenido el privilegio de escuchar de primera mano anécdotas, pasajes, historias de un protagonista de esa parte de la historia, el estuvo ahí, el era sargento 2do encargado de la parte de armamento de  uno de los aviones que entraron en acción en las Filipinas. 





Con lágrimas en los ojos muchas veces recuerda a esos compañeros que no regresaron, a los que ya murieron por el paso del tiempo y que cada día el tiempo inclemente los va minando en su salud, actualmente mi abuelo tiene 96 años, escucha y anda con mucho trabajo, pero aún nos cuenta con emoción como se enrolaron a una aventura siendo muchachos veinteañeros que salieron de la estación de ferrocarriles de Buenavista, cómo fueron recibidos y entrenados en Estados Unidos, como buenos mexicanos no podían dejar pasar y hacer permanente su huella entre aquellos generales americanos enseñándoles sus primeras palabras en español que - perdón por ser palabras altisonantes pues no puedo repetir- pero esos mismos generales al verlos partir en el barco, donde iban hacia el combate, no pudieron reprimir repetirles con un sincero afecto y algunos también llorando.

                                     
En esta foto del lado derecho si pueden ampliar la imagen podrán ver su nombre, es el penúltimo

Los horrores de la guerra no los voy  mencionar, no como los narra mi abuelo recordando lo vivido en Filipinas,pero una anécdota que se puede ventilar es aquella en donde en esos escasos momentos que había para tomar un trago, encontraban letreros en la entrada de los bares que decían... no se permite entrada a perros ni a mexicanos ! .... tiempos de guerra que aún hacen poner rojo de coraje a Don Ramón. 

Hará unos 15 o 20 años nos dejó ver por primera vez una de las bolsas de comida que les daban ... no no crean que la tenía guardada desde entonces, en un homenaje que les dieron en estados unidos les dieron una replica de aquello que llevaron .... no puedo expresar el sentimiento que me embargó al ver esa bolsa de lona, tenerla en las manos e imaginar el escenario, en medio de aquella situación y que ese trozo de lona significara tanto, cada medalla, cada insignia y la historia que encierran mas que tesoros materiales acuñan sentimientos fuertes, muchos de ellos tristes, los mira y recuerda ver a sus compañeros partir y celebrar su buen regreso, sin embargo hubo un día en que el avión que el atendía.....no regresó y ruedan lágrimas en sus mejillas recordando al joven piloto que núnca volvió ni fue encontrado. Su nombre fue Sbtte. P.A. Fausto Vega Santander, su avión cayó en junio después de una misión de bombardeo en la costa occidental de Filipinas .



Una lástima e invaluable pérdida su diario, que había escrito para compartirle esas notas a mi abuela a su regreso, venían ya en el barco hacia Estados Unidos cuando los bombardearon y al sentir que no la librarían prefirió arrojarlo al mar ..... afortunadamente la libraron y regresó para contar de viva voz esos recuerdos, es una pena que las nuevas generaciones aún siendo familia tarde valoran el tesoro que hay en esas pláticas.

Esta nota no es una clase de historia ni mucho menos, es solo mi muy humilde homenaje y reconocimiento a un Héroe de Guerra que tenemos aún el privilegio de tener en casa y del cual me siento profunda y entrañablemente orgullosa.

Anualmente en el  mes de noviembre - mes en que regresaron de la guerra - se les hacen algunos reconocimientos, uno de ellos es en la delegación Iztapalapa en la colonia que lleva su nombre, Escuadrón 201, otros más en embajadas (De Estados Unidos, Japón y Filipinas principalmente)   en Tepoztlán donde la primera escuela primaria que hubo fué gracias a uno de los miembros del escuadrón, cuando el presidente les preguntó que querían el pidió una escuela para su pueblo.

Si un día andan en la primera sección de Chapultepec ahí hay un monumento donde los honran y están escritos los nombres de todos, desafortunadamente por la edad muchos de estos héroes ya no han podido asistir a estas ceremonias , para mi lo importante es que no sean olvidados del todo.

Mi abuelo y yo Noviembre 2012


















Esta historia continuará .....................

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por compartir tus impresiones y comentarios sobre esta publicación!