diciembre 09, 2014

Fallando también crecemos

Cuando nos llega la recta final de cualquier proyecto, un viaje o una etapa de nuestra vida es inevitable mirar atrás y hacer un recuento de los logros obtenidos, las metas conquistadas y las cimas alcanzadas.


Hace días leía sobre la pérdida de un cliente y el estrés inicial que generaba pasando a la reflexión que es necesaria, siempre hablamos y publicamos sobre los éxitos pero poco hablamos de lo que aprendemos sobre nuestros errores.
En muchos cursos de capacitación en manejo de redes sociales y en otros escenarios hacemos énfasis en documentar y aprender de las cosas que no han funcionado del todo bien o que simplemente los resultados obtenidos no fueron lo que esperábamos ¿ para qué? simple, para poder actuar en consecuencia en el futuro y hacer cosas diferentes para obtener resultados diferentes, lo mismo aplica con nosotros ya sea teniendo a nuestro cargo una marca o branding personal.
Ahora es momento de aplicar aquello que tanto insistimos en esas charlas, hay que aprender de nuestros fallos, siempre nos dejan una lección las situaciones adversas, donde las situaciones te obligan a ser creativo, a encontrar recursos para continuar más allá de las posibilidades que puedas tener en la abundancia, esos son los momentos en donde creces y aprendes, encuentras soluciones donde, en otras circunstancias no lo hubieras considerado y replanteas prioridades.
Una empresa, una marca lleva años de trabajo, de ser constante y un poco necio, coherente y responsable pero sin dejar de tener la chispa de un niño, donde los límites pueden ser superados con solo imaginarlo, de tener la confianza en uno mismo para hacer y no solo planear;  en mi caso , haberme atrevido a ser mi propia empresa donde he tenido muchas satisfacciones, momentos de gran alegría pero también han llegado momentos que están en el lado opuesto en los que, quienes se han aventurado a ser independientes, seguramente se sentirán identificados, la incertidumbre financiera pesa mucho, el hacer esos  mil intentos y saber que alguno de ellos dará la respuesta esperada, que tu tiempo cada vez está más comprometido pero no sientes que los resultados vengan de regreso en el mismo nivel pero siempre hay esa vocecita que dice, no desistas ! Sí...así como dice Rudyar Kipling… “Cuando vayan mal las cosas, como a veces suelen ir….cuando tengas poco haber pero mucho que pagar...cuando ya el dolor te agobie….descansar acaso debes ¡Pero nunca desistir!
Así que con una mentalidad realista, con la seguridad y orgullo de lo realizado, el trabajo seguirá siendo la mejor recomendación,  una reputación que se construye diariamente pero sobre todo el crecimiento que se logra compartiendo, con todos ustedes, una pasión, amor infinito por el turismo y todo lo bueno que, mi muy lastimado país, tiene para inspirar a cualquiera, motivar para que lo conozcan, lo vivan, lo saboreen, compartamos conocimiento, compartamos emociones, compartamos realidades, dejemos la soberbia a un lado y reconozcamos lo humanos que somos y en donde hemos errado para aprender de ello, crecer y avanzar.
Para todos envío mis más sinceros deseos de salud, honestidad en el amor y la amistad, voluntad y confianza en cada uno, humildad y propósitos alcanzables, que nos llenemos de alegría en estas fiestas y encontremos aquella motivación para que el año venidero sea un reto que conquistemos diariamente.

¡¡ Felices fiestas y exitoso año nuevo 2015 !!
Lidia Nava

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por compartir tus impresiones y comentarios sobre esta publicación!